No irán a la cárcel a pesar de ser acusados se trata de Blanca en un prostíbulo de ruta 14

Dos chaqueñas y un entrerriano de Colón se sometieron a juicio abreviado. Las mujeres pasarán cuatro años en “prisión domiciliaria”. El hombre fue condenado a 3 años de prisión condicional.
Dos hermanas chaqueñas y un entrerriano de Colón fueron condenados por la explotación sexual de mujeres en un prostíbulo que estaba ubicado cerca de la autovía nacional 14, cerca de la localidad de San José. Los tres implicados fueron a un juicio abreviado, en el que acordaron ser condenados: las dos mujeres, a cuatro años de prisión domiciliaria por los delitos de trata de personas a mayores de 18 años de edad con fines de explotación sexual en concurso real con administración y regenteo de una casa de tolerancia. El hombre por lo mismo, pero como partícipe secundario, a tres años de prisión condicional.

La investigación había comenzado en 2012, tras un llamado anónimo que recibió la sede de Gendarmería Nacional en Colón, en el que una mujer denunciaba que en el local llamado Cario-k había nueve mujeres jóvenes, dos de ellas menores de edad, que eran obligadas a mantener relaciones sexuales por dinero, de las cuales la mayoría eran oriundas de la provincia de Misiones.

Incluso afirmaba que funcionarios policiales el día anterior fueron a retirar parte de la recaudación y que la documentación sanitaria de las mujeres sería falsa.

Tras las averiguaciones correspondientes iniciadas por los gendarmes, se constató que en dicho lugar ubicado en el kilómetro 154 de la ruta nacional 14, había entre cuatro y nueve mujeres que realizaban “pases” en las habitaciones, por un costo entre 150 y 300 pesos. Además se avisaba mediante un timbre que sonaba en el interior de la habitación que el “turno” había finalizado, y las mujeres recibían pulseras que representaban la cantidad de “copas” que habían realizado en la noche para luego cambiarlas por dinero con el encargado del local.

Luego supieron que algunas víctimas eran procedentes de Misiones, Corrientes y de la República Oriental del Uruguay, y que residían en el mismo lugar. La encargada resultó ser Olga Mbaruque, y los propietarios del prostíbulo Luis Alberto Noir y Norma Mbaruque.

El 26 de agosto de 2012 se allanó el local por parte de personal de Gendarmería Nacional junto a los profesionales del Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas damnificadas por el Delito de Trata, cuando estaban Olga Mbaruque, cuatro mujeres en situación de prostitución y seis clientes. Las evidencias demostraban que era cierta la denuncia inicial de la mujer anónima.

Los tres implicados prefirieron ir a un juicio abreviado, en el que acordaron ser condenados: las dos mujeres, a cuatro años de prisión domiciliaria por los delitos de trata de personas a mayores de 18 años de edad con fines de explotación sexual en concurso real con administración y regenteo de una casa de tolerancia. El hombre por lo mismo, pero como partícipe secundario, a tres años de prisión condicional.

Los imputados “aprovecharon la condición de vulnerabilidad de las víctimas, captando su voluntad, para explotarlas sexualmente y así obtener un beneficio económico”, afirmaron los jueces Noemí Berros, Roberto López Arango y Lilia Carnero.
Fuente: Diario Uno

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario