Norberto Oyarbide: “No puedo caminar una cuadra alrededor de mi casa porque la gente me insulta”

El juez Norberto Oyarbide, quien este martes anunció que se jubila, hizo un balance de sus años como magistrado. “Podría escribir un libro sobre los presidentes que lloraron en mi despacho”, aseguró

Norberto Oyarbide fue noticia por partida doble. Por la mañana fue el juez encargado de tomarle declaración a Amado Boudou en una causa por dádivas y luego anunció que se jubilaba en una reunión con sus empleados, a quienes les informó que se suspendía la clásica celebración del juzgado para fin de año.

El magistrado fue criticado en los últimos años por sus fallos ante denuncias contra Néstor y Cristina Kirchner en causas judiciales sensibles. Consciente de eso, se sinceró: “Estos días no puedo caminar una cuadra alrededor de mi casa porque la gente me grita y me insulta permanentemente y lo que más me duele es que insulten a mi madre. Desde que dicté el sobreseimiento de Néstor y Cristina Kirchner fue cuando comenzó esto, pero el juez no es parte y esto es lo que la gente no entiende”.

Y, en diálogo con el periodista Eduardo Feinmann, por Radio El Mundo, argumentó: “Fue en un discurso del doctor Fayt que dijo esto de que los jueces no somos parte, solo damos nuestra definición a partir de los elementos presentes y cualquier ciudadano que salga de su casa y que la gente le grite y lo amenace, se hace difícil la vida así”.

Sobre su desempeño como juez, aseguró estar “muy satisfecho con las cosas llevadas a cabo” y con su trabajo, pero advirtió: “Yo he sido juez federal por 21 años. Estuve desde la primera gestión de Menem. Yo podría escribir un libro sobre todos los presidentes que lloraron en mi despacho de la impotencia y la vergüenza. Menem era una de las personas que estaba profundamente angustiado. De la Rúa no captaba demasiado la gravedad de la imputación y muchos secretarios, ministros e integrantes de la Corte también pasaron por esta situación de angustiarse en mi despacho”.
Norberto Oyarbide, en Radio El Mundo

Al respecto, consideró: “Mi carrera tuvo un antes y tuvo un después por el tema de los medicamentos falsos que venía gente a determinar si familiares suyos han muerto por estos medicamentos o no y hasta requirió un discurso de la Presidenta esta cuestión, y sigue dando vueltas en juicio oral esta causa todavía. Muchas veces hablan sobre lo que tarda un juez en pronunciarse, pero muchas veces no es tan fácil porque los caminos de la Justicia son muy complejos”.

En referencia a su retiro, Oyarbide expresó: “No estoy contento. Es un sentimiento complejo de definir porque no es una tarde como tantas que uno está contento, como otras que uno no se siente de esa manera. En realidad lo que yo hice el día de ayer fue iniciar los trámites pertinentes para la solicitud de mi jubilación, que el periodismo se ha encargado en base a su insistencia para que me jubile. Este año tenía pensado hacer algo así, pero me faltó fuerza”.

En diálogo con radio El Mundo, opinó sobre el caso de Boudou: “Yo estoy a cargo de causas y pongo todo mi corazón y mi fuerza en mi trabajo como siempre. Se lo notó muy sereno a Boudou. Respondió a todas las preguntas y presentó un escrito muy detallado sobre la causa. Fue un desarrollo muy normal. El día de mañana esperamos dos declaraciones más del empresario que lo trasladó desde el Jorge Newbery a Necochea y de regreso”.

Y en relación a su futuro, adelantó: “Soy una persona inquieta y que siempre he tratado de aportar lo mío, con toda tranquilidad y con límites. La vida continúa y bueno, haré cualquier cosa. Uno de los deseos tal vez es un poco de docencia, terminar una carrera que quise terminar que es Filosofía y Letras, que no he podido hacer porque estaba ya muy metido en mi carrera judicial”.
infobae

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario