Obras Sanitarias planifica nuevas perforaciones y controla el uso del agua

Este miércoles, Juan José Grigolato, interventor del Ente Descentralizado de Obras Sanitarias, y la gerente técnica del organismo, Mireya López Bernis, recorrieron los barrios más afectados por la falta de agua y definieron los puntos donde se ubicarán los nuevos pozos que remediaran estos problemas en algunos sectores. También supervisaron las inspecciones que lleva adelante el personal municipal para evitar el derroche de agua.

“El problema del suministro de agua es un problema complejo que no arranca hoy. Cuando el intendente Enrique Cresto asumió sus funciones nos marcó esto como un tema de suma importancia, por eso estamos trabajando con soluciones de emergencia y con planes a largo plazo”, indicó Grigolato.

“Hay varias cuestiones que confluyen para que hoy tengamos estos problemas. La situación de la planta, los desperfectos en las bombas, el derroche de agua, la falta de control, etc. El Intendente nos exige respuestas inmediatas porque es consciente de las incomodidades y las molestias que sufre la gente, pero la realidad de hoy nos marca que tenemos una planta con problemas de mantenimiento y deterioro que necesita un trabajo de recuperación, de inversión y de mejoramiento que no se puede hacer en dos o tres días”, explicó el funcionario.

“Actualmente, de las siete bombas que tiene la planta hay dos que están rotas y dos que no están trabajando bien. Las reparaciones se están ejecutando y, al mismo tiempo, se están gestionando fondos para renovar y ampliar esta planta que fue pensada para una ciudad que creció mucho y con muchos más barrios y habitantes que cuando se construyó esta planta”, detalló.

Uso racional del agua
López Bernis, por su parte, consideró que el derroche de agua es lo que más agrava la situación actual. “Mientras hay barrios que no tienen agua tenemos que andar controlando a otra gente que no toma conciencia y no se modera en el uso del agua. Si no hay responsabilidad y solidaridad los problemas no se van a solucionar con más pozos y nuevas instalaciones. Tenemos datos que comparativamente demuestran que el agua debería alcanzar para todos, pero que se usa mal o se derrocha, por lo que estamos también ante un problema cultural que trasciende las cuestiones técnicas o de planificación”, reflexionó la arquitecta.

En el mismo sentido, Grigolato refirió que hay personal de Obras Sanitarias que con la colaboración de la Central de Tránsito y otras dependencias controlan el uso del agua en recorridas periódicas por la ciudad. “Estamos en emergencia y hay que cuidar el agua. No le decimos a la gente que no use el agua, les pedimos por favor que no dejen las canillas abiertas, que no derrochen, que piensen en los que no tienen agua y que sean solidarios, que tengan en cuenta también que hay ordenanzas y decretos municipales que sancionan el derroche del agua y que vamos a cumplir al pie de la letra con esas multas y sanciones”, advirtió el interventor.

Más pozos y medidores
El funcionario también adelantó que se realizarán nuevas perforaciones para habilitar pozos que abastezcan a los barrios donde más dificultades hay para llegar con el agua potable. “Hoy estuvimos determinando donde hacer las obras y tenemos que ver algunas cuestiones técnicas. Entre mañana y el viernes van a empezar los trabajos. Mañana vamos a anunciar donde van a estar los pozos. Pero de todos modos es una solución parcial, la verdadera solución a estos problemas es la obra del anillado de agua, la reestructuración de la planta y la colocación de más medidores para evitar el consumo excesivo”, apuntó Grigolato.

Al respecto, López Bernis agregó que “el Intendente decidió avanzar con la colocación de medidores. Seguramente esta semana va a anunciar como se va a instrumentar esta medida, como se realizará la colocación, en que plazos, etc. Pero es una decisión tomada la colocación de medidores para que podamos moderar un poco más el uso del agua. Los problemas en la planta, las bombas que se rompen, el aumento del consumo por esta ola de calor y la necesidad de renovar las instalaciones son distintas aristas de un problema complejo donde el derroche de agua es uno de los aspectos de mayor gravedad”, concluyó la responsable de la gerencia técnica del EDOS.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario