Panamá Papers: Sospechosos viajes de Urribarri, su esposa y su cuñado a Panamá

Bajo el título “Vuelos ocultos”, una nueva edición de la Revista Análisis asegura que Sergio Urribarri y su familia protagonizaron “extraños vuelos” a Panamá, que no figuraron en la agenda oficial.

El ex gobernador Sergio Urribarri, su esposa Ana Lía Aguilera y su cuñado, el secretario del Senado entrerriano, Juan Pablo Aguilera, hicieron diferentes viajes a Panamá entre 2011 y el 2015, el país en foco en esta última semana, por las sociedades offshore detectadas, según pudo determinar el periodista Daniel Enz.

Según lo publicado por Enz en una nueva edición en papel de la Revista Análisis, que salió hoy a la calle, “nunca se supo de esos destinos, en la agenda oficial. En los años recientes, varios de los viajes al exterior Urribarri optó por hacerlos desde el aeropuerto Carrasco (Montevideo, Uruguay), para no dejar registros en Migraciones de Argentina”.

La escena se produjo el sábado último de Semana Santa. Procedente de Madrid (España), en horas de la mañana, descendió las escalinatas el ex gobernador Sergio Urribarri y su hijo menor. Era un lindo día en la zona y la visibilidad era casi perfecta en el Aeropuerto Internacional de Carrasco, denominado Cesáreo L. Berisso, pionero de la aviación uruguaya y ubicado a no más de 20 kilómetros de la zona céntrica de Montevideo. Urribarri no tenía demasiadas maletas que acarrear y, de hecho, lo estaban esperando para llevarlo de regreso a Entre Ríos.

En los últimos años, el actual presidente de la Cámara de Diputados de la provincia optó como modalidad evitar el aeropuerto de Ezeiza de Capital Federal y acudir al de Montevideo. “Le queda más cerca el uruguayo y le resulta más práctico”, comentó un allegado. En ningún momento reconoció que, viajando por Uruguay, no dejaba registro de su salida en Migraciones de Argentina.

De acuerdo a lo recabado por ANALISIS en el vecino país, el ex gobernador hizo varios viajes al Uruguay en los últimos años, sin conocerse el destino de para qué lo hacía y en pleno ejercicio de la función pública. La mayoría de las veces lo concretó en vuelos particulares, pero también con vehículos que a veces no quedaban registrados en el paso de Concordia-Salto. “Sucede que, por lo general, los vehículos de la Gobernación pasaban por el costado del registro de ingreso y egreso. De esa manera, no siempre quedaban asentados como corresponde. Además, no pocos empleados del puesto fronterizo responden políticamente a Urribarri, porque fueron hechos nombrar por pedido especial de él en esferas del gobierno nacional”, se indicó.

El 27 de enero de 2011 llegó al aeropuerto internacional Ángel S. Adami, situado en las afueras de Montevideo, en el Barrio Melilla. Por su ubicación se lo suele conocer popularmente como Aeropuerto de Melilla. Lo hizo en vuelo privado, en un Lear Jet LV WLG, perteneciente a un empresario de Río Grande (cuyo alquiler cuesta entre 5.000 y 6.000 dólares), después de realizar una actividad oficial en el Ministerio de Economía. El entonces ministro Amado Boudou lo recibió a Urribarri, acompañado de empresarios del sector citrícola entrerriano. También lo secundó el titular de la Casfeg, Hugo Ballay, actual ministro de Economía de la provincia. Esa noche, a Urribarri lo esperaba el avión privado en el aeropuerto Jorge Newbery de Capital Federal y en menos de 45 minutos descendió en Montevideo, acompañado de su esposa, Ana Lía Aguilera.

Se quedó cuatro días en Uruguay. Regresó el lunes 31 a la Argentina, en horas de la tarde, pero esta vez por el aeropuerto de Carrasco y con la empresa Puertas del Sur.

Seis meses después, el 22 de junio de 2011, Urribarri regresó a Montevideo para reunirse con el presidente Pepe Mujica, con quien ya había estado a principios del 2010, en aquella recordada foto del ex gobernador en alpargatas y bermudas, en la humilde casa del oriental. Fue y vino en el día, tras contratar el Learjet LV-BPL, propiedad del cuestionado empresario cuestionado, Lázaro Báez. El hombre de la ruta del dinero K -detenido este martes a la noche- le había comprado la aeronave a Ocean Pacific, propiedad de Rogelio Cirigliano, en marzo de 2011. Hasta entonces solía alquilárselo a la compañía. Báez pagó el jet unos US$ 600 mil en diferentes pagos durante seis meses.

Panamá de mis amores
Fue a mediados de 2011 -ya en el segundo mandato del ex gobernador- que los integrantes de la familia Urribarri comenzaron a viajar a Panamá. El primero que aparece en un periplo de ese tipo fue el actual secretario de la Cámara de Senadores de Entre Ríos, Juan Pablo Aguilera, cuñado del ex gobernador. Viajó el 19 de abril de 2011 y regresó a Ezeiza, por República Dominicana, el 26 de abril. No fue un viaje muy extenso al país de las sociedades off shore y la plata dulce no declarada.

(El contenido completo de la investigación puede leerse en la edición impresa de la Revista Análisis, que salió a la calle este jueves)
Fuente: Revista Análisis
Autor: DANIEL ENZ

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario