Piden la declaración de «emergencia agropecuaria» para tres departamentos

La iniciativa fue presentada por el senador Francisco Morchio (Cambiemos Gualeguay) y contó con el acompañamiento de Nicolás Mattiauda (Cambiemos Gualeguaychú) y de Daniel Olano (Frente para la Victoria Islas).

El proyecto cuenta con cinco artículos y en el primero se promueve que se declare “el estado de emergencia y/o desastre agropecuario desde el 1° de marzo de 2019 y por el término de hasta un año, conforme a la afectación de los productores ganaderos y agrícolas de los departamentos Gualeguay, Gualeguaychú e Islas del Ibicuy”.

Asimismo, se establece que los productores cuyas exportaciones se encuentren afectadas por el estado de emergencia y/o desastre agropecuario deberán presentar una declaración jurada, conforme los formularios que determine el Poder Ejecutivo, a fin de acreditar la situación. “La declaración jurada deberá ser avalada por una de las siguientes entidades representativas: Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer), Sociedad Rural Argentina (SRA) Federación Agraria Argentina (FAA) y/o Federación Entrerriana de Cooperativas (Fedeco)”, se aclara en el proyecto.

La iniciativa también contempla que la Administración Tributaria de Entre Ríos (Ater), una vez aprobada la emergencia, suspenda la percepción del impuesto sobre los ingresos brutos por el período determinado en el artículo 1° y se establezca una condonación y no aumento del impuesto inmobiliario rural y subrural correspondiente al período determinado en el mismo artículo.

Se establece también, en el último artículo, que el Poder Ejecutivo provincial gestione ante las entidades bancarias que operan en el territorio de la provincia la flexibilización de las líneas de crédito para los sujetos comprendidos en el artículo 2°.

Entre los fundamentos del proyecto, se señaló que el pedido de declaración de emergencia es por las “inusuales lluvias” que se registraron en diciembre de 2018 y enero de 2019. En esos dos meses, “cayó un total de 521 milímetros de agua, lo que significó un aumento de 115% del promedio anual. Las precipitaciones en esos dos meses es mayor, incluso, a la registrada hace 43 años. Esta situación, provocó daños y pérdidas a numerosos productores de estos departamentos”.
Fuente: El Día

Dejá tu opinión o comentario