Petit: “El compromiso del Pacto de San Antonio de Padua excede a las personas”

La legisladora nacional y actual Coordinadora de Gabinete de la Municipalidad de Concordia, María de los Ángeles Petit, resaltó la importancia del Pacto de San Antonio de Padua, un acuerdo de intendentes destinado a trabajar para incluir en sus políticas públicas locales, los principios básicos vertidos por el Papa Francisco en su Encíclica “Laudato SI”.

Petit recordó que el intendente Cresto fue el primer dirigente de Entre Ríos en suscribir el Pacto, a principios de este 2016. “Su compromiso y su objetivo principal es que nuestras políticas sociales, las que hemos emprendido en estos meses de gestión desde la Municipalidad, cumplan con esas directivas”, explicó.

En este sentido, la funcionaria señaló que “la postura del Intendente Cresto es trabajar en un sentido amplio, buscando consensos y fortalecer la comunicación con objetivos comunes. Es por ello que el Pacto se firmó en Concordia con intendentes del Consorcio Intermunicipal, intendentes de Federación y Gualeguaychú y de la República Oriental del Uruguay, así como con las Asociaciones de Intendentes de Chile, Perú y Paraguay”.

Y adelantó que “el 6 de diciembre, va a estar en la firma del Pacto de Padua en la ciudad de Villaguay, acompañando a la Intendenta Claudia Monjo, reafirmando el compromiso que él asumió frente al Papa en ocasión de su visita a Roma el 25 de Mayo, de promover los 10 puntos entre todos los sectores”. Cresto se va a reunir previamente con el intendente Gustavo Menendez, de Merlo, impulsor del Pacto de Padua, y juntos asistirán a dicho acto, según se informó.

Por último, la Dra Petit, enfatizó que “el compromiso del Pacto de San Antonio de Padua excede a las personas que lo firman, es un compromiso institucional. Quienes lo firman asumen una responsabilidad con el Pacto y con la sociedad, como lo hizo el intendente Cresto. No es un ámbito de debate partidario o de ideologías, es un ámbito en el que los 10 postulados excenden a los firmantes”, subrayó. “Quienes lo firman deben compartir, desde su lugar de preponderancia política en la comunidad, las acciones por una convivencia justa y solidaria. Y la máxima responsabilidad es alcanzar los grados de consenso por la Casa Común, por encima de las diferencias”, concluyó

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario