Righelato: Allanaron las oficinas de Obras Sanitarias

El fiscal Ignacio Aramberry encabezó un allanamiento en el edificio. Secuestró importante documentación oficial y anticipó que solicitará entre “30 y 45 días” de prisión preventiva para el ex director.
1
Aramberry llegó acompañado de una comisión policial y empleados judiciales al citado organismo público y fueron estos los que secuestraron diversos expedientes, vinculados a licitaciones, compras y movimientos de vehículos y personal, para determinar la veracidad de los denunciado la semana pasada, donde se revelaron un cúmulo de irregularidades cometidas por Righelato desde su cargo de director, desde fines de 2003 hasta la fecha. O sea, la última gestión de Jorge Busti; dos administraciones de Sergio Urribarri y los meses que estuvo al frente con Gustavo Bordet, hasta que ayer se decidió a echarlo del cargo.

El fiscal -que junto a Francisco Ramírez Montrull llevan adelante la causa iniciada el jueves pasado- anticipó en diálogo con los periodistas apostados en el lugar, que mañana en la audiencia pedirá la continuidad de la prisión preventiva para Righelato, quien se encuentra en sede de la Alcaidía de Tribunales, en el subsuelo del edificio y fuera detenido por entorpecimiento de la investigación judicial.

El ex director de Obras Sanitarias de la provincia, Hugo Righelato, fue detenido cerca de las 12 de la noche del martes, en la puerta de una de sus viviendas, en calle Fraternidad, cuando intentaba trasladar en su automóvil particular documentación pública de su organismo. Recién en la tarde de este jueves, aproximadamente a las 18, Righelato podrá declarar y defenderse de la imputación de entorpecimiento de la investigación judicial y así dar su argumento respecto de por qué se lo encontró el martes a la medianoche con documentación pública y cerca de 80 mil pesos en efectivo en su vehículo, saliendo de su vivienda de calle Fraternidad.

Tanto Righelato como otros funcionarios de menor jerarquía y empleados jerárquicos están siendo investigados por negocios incompatibles con la función pública, como así también peculado de servicios y de bienes, por la utilización de personal y maquinarias de OSER. Se investiga además el supuesto delito ecológico por el uso de material inadecuado en las diferentes obras encaradas en ciudades de la provincia, lo que un mes antes de la publicación había sido denunciado por una entidad ambientalista.

No se descarta que Righelato también sea comprendido por el delito de enriquecimiento ilícito, en función de su notable evolución patrimonial de estos últimos diez años, pese a que siempre fue funcionario público.
Fuente: Análisis Digital

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario