“Sanarizes” Por Amalia Ayala para Concordia Directo

“-Si lo tomamos con un humor…todo es más llevadero. Sanarizes está ahí para que puedas tomarte con humor lo que te sucede. 16 de enero de 2015.

-Son incontables los momentos mágicos que se generan en los hospitales. Una energía positiva arrolladora se despierta ante cada paso de Sanarizes…no hay mucha explicación…nosotros solo estamos ahí para conectar… 17 de enero de 2015.

-Muchas historias, quince payasos, infinidad de abrazos y juegos, abundante ternura, alta dosis de energía positiva, amplia cantidad de sonrisas, manos tomadas por doquier, es la receta infalible para la sanación de Sanarizes. 19 de enero de 2015.

-Sin recordar su nombre, sentí que nuestros corazones fueron los que hablaron. Èl, comiendo sus fideos acompañado de su hermosa esposa, levantó su mirada vimos esos ojos que le dejaban ver su alma transparente, tal y como si fuese un niño. Luego de charlar de salsas y pastas, nos contó que había soñado con su Amada tierra natal Calabria nevada. Así, nos prometimos cruzarnos en algún sueño con narices rojas ya, que él siempre había querido ser payaso…lo último que vimos luego de abrazarlo, fueron sus lágrimas de emoción haciendo de nuestra despedida un Momento de Amor inolvidable! 22 de enero de 2015.

-Antes de empezar la recorrida por el hospital aunamos energías tomándonos de las manos y al ritmo de sa-na-ri-zeeessss….subimos y bajamos los brazos. Un momento de puro espíritu colectivo. 25 de enero de 2015.

-Amor, contención, humor, y entrega…….esto es Sanarizes. 26 de enero de 2015.

-Un señor que canta tangos sentidamente, otro que cuenta chistes, otro que da cátedra de lo que es el amor, entre ellos se dan ánimo….y se desean lo mejor. A unos metros de ahí una señora abre sus brazos desde su cama para recibir a un payaso que amaga a saltar desde un banquito, muy cerca de allí…otra mujer disfruta de un colorido y sensual desfile de payasos. A pasitos de ahí una mujer le propone casamiento a un personaje flojito de papeles, quien da el sí sin pensarlo. Muchas historias…muchos personajes….y la magia trasformadora de humor y amor. Todo esto y mucho más sucedió esta mañana en el Hospital de Boulogne. 28 de enero de 2015.

-Un miércoles muy alegre y esperanzador vivimos hoy en el Hospi de San Isidro. Juegos diversos, emociones descomunales, momentos gratificantes y mucha contención. Una potente energía positiva se desplegó a lo largo del hospital. Estar en Sanarizes tiene estos privilegios. 28 de enero de 2015.

-Entramos al cuarto sigilosamente mientras ella comía con dificultad. En el rostro de sus hijos había muestras de alivio. “Entraron ustedes y ella empezó a comer luego de quince días de no hacerlo” nos dijo su hijo. “Ayer pensábamos lo peor” siguió. La señora sonrió y se acomodó en la cama y hasta se puso a la par de los payasos con sus ocurrentes comentarios. Sus hijos la miraban gratamente sorprendidos. Los bocados prosiguieron y la alegría nuestra fue completa. Son momentos que no se pueden describir en palabras. Los vivimos con una intensidad desbordante. 28 de enero de 2015.”

Todas las frases que anteceden están sacadas de diversos posteos de un grupo que se llama Sanarizes.
Supe de su existencia gracias a una amiga del grupo de tejido, ella vive en Buenos Aires y se llama Claudia Cristina Weismer, gracias a ella conocí a Sanarizes, su coordinador se llama Mariano Rodriguez Larreta y lo que hacen es sencillamente hermoso, en las palabras de Claudia: “te puedo sugerir (le escribas) a Mariano Rodriguez Larreta, que además de ser un Amigo es nuestro coordinador y Hace años que viene con este Proyecto. De Antemano Agradecerte con mi Alma por tan Bonito Gesto, Ponemos mucho Amor en lo que Hacemos!!!! Básicamente es eso, jugar con la gente que está internada, contenerla tanto al paciente como a su familia, o simplemente escucharla!!! un Abrazo, una caricia y si podemos robar alguna Sonrisa, Ufff nos sentimos plenos, de a poco también por motus propio nos ocupamos de gente que no consigue muletas y ver si alguien tiene, etc.

Ayudando nos Ayudamos!!! casi todos los que integramos SANARIZES, hemos pasado horas en hospitales, como pacientes o acompañando a seres queridos!!! Siempre recibimos el Doble de cariño y Amor, del que humildemente, tratamos de brindar. Agradezco todos los días y a cada familiar o paciente por abrirnos su corazón es como una sanación mutua”.

Hasta aquí lo contado por Claudia, integrante de Sanarizes. Creo que la mayoría vimos la peli “Patch Adams”, donde se narra la historia de un médico singular, que primero fue paciente en una institución de salud mental y luego decidió estudiar medicina. En su época de estudiante de medicina, Patch empezó a soñar con un lugar donde los pacientes pudiesen ir a curarse sin tener que pagar, un lugar amistoso, alegre, donde nadie temiese estar, no como en los hospitales, que asustan a muchas personas. Patch estudió medicina para usarla como herramienta de cambio social.

Estaba convencido de que la salud de una persona no se puede separar de la salud de la familia, de la comunidad y del mundo. Y, como consecuencia de esas creencias, Patch Adams y unos amigos fundaron el Gesundheit! Institute, que funcionó como un hospital de comunidad durante 12 años. Bueno, este es un grupo de clowns que siguen sus pasos.

No sé realmente qué cantidad cierta hay en la Argentina de esta clase de grupos. Espero que sean muchos. Una escucha las noticias y siempre se resalta la violencia y la negatividad (ojo, nadie pretende negar que existen y mucho menos vivir en un balde) o sino el escándalo del mediático de turno o la ignota vedetonga o aspirante a, dominando el panorama de los noticieros. Nadie habla de las cosas buenas, del sacrificio desinteresado de gente que piensa en el otro, que sacrifica horas de estar con su familia. Pareciera que no es noticia, que la bondad, el cariño y el respeto y el sacrificio no venden.
Y paradójicamente, nos quejamos de ello, de la falta de bondad, cariño, respeto y sacrificio.
Bueno, acá hay un ejemplo de ello. Un buen ejemplo, un ejemplo a imitar, o, al menos, ayudar a que se difunda.

Gente común y corriente, como vos y yo, que decidieron que los enfermos necesitan un poco de alegría sabiendo que la misma tiene un gran poder sanador y se organizaron y lo pusieron en práctica. A todos alguna vez nos tocó en mayor o menor medida una estadía en un sanatorio o en un hospital. Y sabemos cómo nos sentimos en ese momento, sentimos temor, estamos expectantes a lo que pueda suceder, algunos se sienten más mal que otros al tener que confiar obligadamente su salud a manos de desconocidos. Sabemos del miedo, la incertidumbre, la zozobra y quienes no tienen familia, ellos saben de la soledad y del desamparo que se siente.

Estos chicos recordaron todo eso y decidieron hacer la diferencia: darles un rato de alegría a los pacientes, hacerlos olvidar por un instante de su dolor y malestar, y, de esa manera, ayudarlos a cargar sus pilas y acelerar su sanación, en los casos que es posible. Nada sana más que la compañía, el amor y la risa. Nada. Es una especie de terapia que debería agregarse a la terapia tradicional, porque está comprobado que ayuda y mucho.

Bien por Sanarizes, ojalá se multiplique.

Le escribí a Mariano, pero supongo que no habrá hecho tiempo para escribirme, así que me fui a su página de Facebook (Sanarizes) y de ahí saque la info:

Sanarizes. Fundación el 29 de enero de 2012.

Descripción breve. Payasos de Hospital.

Descripción de la empresa
Alegramos los pacientes de los siguientes hospitales:
-Casa Cuna: niños con enfermedades oncológicas y con otras patologías.
-Hospital Materno Infantil de Tigre: bebés y niños con diversas patologías.
-Hospital Central de San Isidro: adultos con diversas patologías.
-Hospital de Boulogne: adultos y niños con diversas patologías.

Información general. Que es Sanarizes? Es un grupo de clown con una vasta experiencia en centros de salud. Su objetivo es animar y alegrar a aquellos pacientes que sufren tanto físicamente como emocionalmente.
Metodología. Recorremos los hospitales y visitamos tanto la parte ambulatoria como los pacientes que están internados. Nuestra metodología consiste en registrar primero el estado (las ganas) de cada paciente para luego comenzar con el despliegue de nuestro repertorio que es simplemente brindar un momento de esparcimiento, alegría y contención. Todo es espontáneo, y no hay ningún tipo de obligación a nada. En general el promedio de estadía en un cuarto es de quince minutos.
Otro punto clave para nosotros es no saber el diagnóstico de cada paciente. Esto nos condicionaría negativamente. Siempre preguntamos a los médicos o enfermeras si existe algún tipo de restricción de contacto (baja defensas, enfermedades contagiosas). Lo importante es conectarnos desde un lugar sano con los internados. Por supuesto, que tomamos recaudos a la hora de tocar temas como la comida o hablar del pelo, o preguntarles ¿cómo están?

Interacción con el personal médico y de enfermería. En este aspecto nos adecuamos a todas las restricciones que nos indiquen, tanto desde el punto de vista de salud como emocional. Permanentemente preguntamos a los médicos y enfermeros donde creen que podemos entrar y a que pacientes hay prioridad de visitar en función si por ejemplo nadie los visita o están desanimados.
Vale aclarar que luego de tantas visitas y experiencias realizadas, no hemos tenido ninguna experiencia negativa. Somos totalmente respetuosos de la decisión de los pacientes de no querer que entremos a su cuarto o de cualquier otra negativa que nos comuniquen.
Necesidades. Nuestra labor es completamente ad honorem, y no aceptamos bajo ningún concepto ni propinas ni regalos de los pacientes. Solo le pedimos a cada hospital la disponibilidad de un lugar para cambiarnos y dejar nuestras pertenencias, y algún lugar para estacionar y algún vale para el refrigerio posterior a cada visita.

Si el juego es una carrera
y solo gana el que llega,
yo asi no juego mas.

Si por ganar no me importa
que vos te quedes sin torta,
yo así no juego más.

Si el juego es una pelea
y sólo gana el que pega
yo así no juego más.

Yo sólo quiero jugar
porque me gusta encontrar
la risa que se perdió.

Yo sólo quiero jugar
porque es la forma mejor
de dejar pasar el sol

Objetivo. Animar a pacientes (grandes y chicos) internados en hospitales públicos y privados de todo el país
Correo electrónico sanarizes@gmail.com

Amigos de la comunidad sanarizeril: acá les adjuntamos los horarios fijos de nuestras visitas semanales.
De haber feriados pueden excepcionalmente surgir horarios y días adicionales.
Aquellos que se quieren sumar a nuestro grupo, por favor mándennos un mensaje privado por este medio.
Lunes de 9 a 12 Hospital Central de San Isidro (quimioterapia y guardia de adultos)
Martes de 9 a 12 Hospital de Boulogne y de 16.30 a 18 vamos al Hogar de la Madre Teresa en Beccar (alrededor de 20 mujeres con distintas discapacidades físicas y/o mentales)

Miércoles 17 a 20 – Hospital San Isidro (guardias y habitaciones)
Viernes 9 a 12 – Hospital San Isidro (adultos, consultorios externos, guardias y habitaciones)
Domingo 15 a 17 – Hospital Dr. Pedro Elizalde ex casa cuna (visitamos pacientes chicos, pabellón oncológico y patologías diversas)
Domingo 18 a 21 – Hospital de San Isidro (guardias y habitaciones)
Cariños a todos, Sanarizes.

Hasta aquí lo que ellos cuentan de sí mismos, son todos voluntarios, gente como vos y como yo, y fíjate que hasta dedican los domingos, los sacrifican para hacer un poco más llevadera la internación de gente que no conocen, que quizás sea la única vez que ven y eligen alegrar su día.

Una hermosa labor, con mucho sacrificio y con mucho amor, muchísimo. Les quitan horas a sus familias y sus vidas, o las ganan… Como sea, hacen bien, cumplen con aquello que los que los que fuimos a colegio católico nos enseñaron y no siempre veíamos reflejado en ese mismo colegio: “amaos los unos a los otros”.

Qué lindo sería que su ejemplo se multiplicase. Qué bueno estaría que, finalmente, el hombre deje de ser el lobo del hombre y de una vez por todas, entendamos que somos uno y que entre todos debemos cuidarnos. Casi nada ¿no?

AMALIA AYALA
amalia.ayala3@gmail.com

Redacción Concordia Directo

Dejá tu opinión o comentario