Se retira la estatua de Colón en Buenos Aires por ordenes de Cristina Kirchner

El Gobierno argentino pretende reemplazarla por otra dedicada a una guerrillera de la Independencia, pese a la oposición de la capital
Cristina Kirchner retira la estatua de Colón en Buenos Aires

Los trabajos de retirada de la estatua de Colón situada desde hace décadas detrás de la Casa Rosada en Buenos Aires

El Gobierno argentino ordenó retirar la estatua de Cristóbal Colón situada desde hace décadas detrás de la Casa Rosada, la sede presidencial en Buenos Aires, en medio de la disputa con el Gobierno de la capital sobre la propiedad del monumento, informaron hoy medios locales.

La escultura del navegante permanece tumbada junto a su pedestal después de que el sábado fuera bajada con una grúa por orden del Ejecutivo de Cristina Fernández, que alega que la intención es que sea restaurada.

La estatua de Colón permanecía desde hace meses rodeada de cuerdas y andamios mientras se debatía su posible traslado a la ciudad costera de Mar del Plata, tal y como había decidido el Gobierno argentino.

El monumento iba a ser reemplazado por otro dedicado a la guerrillera de la Independencia Juana Azurduy, natural de Sucre (Bolivia), financiado con 770.000 euros donados por el Gobierno de Evo Morales.
Patrimonio de Buenos Aires

Sin embargo, cuando comenzaron los trabajos para desmontarlo, el Gobierno de la ciudad, encabezado por el opositor Mauricio Macri, reclamó la propiedad al alegar que el monumento era patrimonio histórico y cultural de Buenos Aires.

La figura del que es considerado el primer europeo que llegó a América ha sido testigo de enfrentamientos estos meses entre legisladores nacionales y capitalinos, a los que se sumaron representantes de la colectividad italiana en Argentina, quienes, junto al Gobierno de ese país, financiaron la estatua de Colón.

La escultura fue obsequiada a la ciudad de Buenos Aires en 1921 para agradecer la hospitalidad de los argentinos hacia los inmigrantes, por lo que posee un significado especial para la comunidad italiana.

A primeros de mes, y por orden judicial, se decretó que el Gobierno nacional no podría «concretar cualquier acto que implique el desmantelamiento y traslado del monumento».

El Gobierno capitalino ha anunciado que seguirá intentando evitar que el navegante sea trasladado a Mar del Plata.

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario