Suben la financiación con tarjeta de crédito y la tasa roza el 50%

También se incrementaron los porcentajes de los préstamos que llegan al 46%. En tanto los plazos fijos se acercan al 30%.

Los pagos de resúmes de tarjetas de crédito serán más elevados con financiación.

Captar depósitos con una tasa tentadora y a la vez incentivar los préstamos con un margen más interesante todavía. El spread de los bancos para rescatar a ahorristas individuales del dólar empieza a marcar el ritmo de una primera semana sin cepo cambiario que fue con suba y baja: por un plazo fijo mensual de hasta $ 100 mil, la tasa trepó 4 a 5 puntos hasta llegar a 30% para luego retraerse en la misma medida al nivel pre-devaluación, y la de préstamos, que duplicó el salto en depósitos, se redujo pero menos hasta ubicarse cerca del 40%. Así quedaron las tasas luego de que se eliminaran los topes regulatorios que venía aplicando la administración kirchnerista.

Dólar y tasas van de la mano. Al filo de la Nochebuena, el Banco Central las redujo un par de puntos (de 38% a 36%) en busca de mantener la divisa encima de los $ 13. No obstante, sigue siendo más caro endeudarse; la semana comenzó con las tasas de préstamos encima de 40%, lejos de la semana pasada cuando aún se mantenía regulada, pero cada vez más cerca del valor de referencia de 46% fijado por el BCRA para emisores de tarjetas.

Así fue como las líneas personales pasaron de tener una tasa nominal promedio del 37% anual a una del 46%. La suba también alcanzó a las prendarias que pasaron del 25% al 32%. Pero lo más complicado es el encarecimiento del financiamiento a través de tarjetas de crédito. Las tasas pasaron del 41% hasta el 48% anual.

El problema más grave está en las tarjetas de crédito y las personas que pagan el mínimo. “El financiamiento mes a mes es el que más impactará en el bolsillo. La tasa del Central es de referencia. Los bancos aplican intereses que llegan hasta el 60% cuando se financian compras pagando el mínimo”, indicó el economista Sebastián Laza.

La excepción por ahora es el Banco Nación. Carlos Chávez, responsable de la plataforma comercial en Ciudad, aseguró que “las tasas para préstamos se mantienen igual que la semana pasada, con las rebajas habituales para los planes sueldo. Pero saber qué va a pasar es hacer futurología”.

Como se sabe, el banco con respaldo del Estado nacional suele hacer la diferencia con el subsidio de tasa para clientes y como agente pagador de la Provincia. De hecho, la TNA llegaba a 36%, pero baja a 32% para asalariados (a 60 meses), o 31% a 2 años.

Entre los ejecutivos coinciden en que no ha sido fácil acomodar los valores en los últimos días producto del movimiento de la Lebac (Letra del Banco Central) que determina los parámetros.

“Fue todo muy volátil. La Lebac pasó de 29 a 38 y luego volvió a bajar. La devaluación hizo que en nuestro caso subieran diez puntos para acompañar el costo del fondeo. Pero lo importante es que el Central haya dado marcha atrás con la regulación de mínima para préstamos y plazo fijo como pasó el último tiempo, con lo que se favorecerá la competencia entre 64 bancos que operan en el país”, señaló Pablo Firvida, gerente de Relaciones con los Inversores del Galicia.

Luego de recortar 5 puntos el costo para negociar cheques, en el Credicoop analizan el panorama. Según el gerente regional, Juan Carlos Rivera, ante las condiciones cambiantes “en préstamos estamos reevaluando. Pero igual seguimos siendo el banco privado más barato del país”.

Otros, como el Patagonia, pese a reiteradas consultas optaron por no pronunciarse sobre los valores con los que recibirá 2016.

Perspectivas para 2016
En general, entre ellos son pocos los que no se acercaron al 30% anual para pagar por un plazo fijo a un mes. Esto representa por lo menos 4 puntos porcentuales más, que tuvieron que despejar tras la decisión de Sturzenegger, con lo cual llegó a ubicarse en el 24%. Igualmente, analizan un escenario con nuevas subas y bajas en las próximas semanas.

“Si baja la tasa activa, no puede seguir alta la pasiva. Van a tender a bajar: si no hay maniobras especulativas no tiene que pasar nada con el dólar”, señaló Rivera.

En relación a la tasa regulada hasta el fin del cepo cambiario el jueves 17, el Macro le dio una vuelta de tuerca de 5 puntos a la tasa para depósitos. Trepó al 31%, para luego retraerse como el resto. En reserva, desde la filial céntrica del banco asumen que era alta, pero fuera de lo que pase con el tipo de cambio la idea es captar depósitos.

Asimismo, el Nación no es la excepción. De hecho, ajustó la tasa hasta 29% para 30/35 días, unos 3 puntos más que la semana anterior, y hace la diferencia con valores en pizarra.

Para Férvida, del Galicia, que el lunes arrancó con el 32% (28% minorista), “con inflación superior, la tasa siempre fue negativa en términos reales. Pero asoma una tendencia a la baja en 2016, por una menor perspectiva de devaluación e inflación”. Un informe del Ieral reafirma que “el levantamiento del cepo marca el inicio de una nueva etapa en términos de tasa de interés real. El nuevo esquema económico requiere que la tasa nominal supere la variación de precios”.

Pero no todo pasa por esas variables. También la noción de un ingreso de capitales, pesa. Para el economista Jorge Day, a diferencia de la devaluación de 2001-02 “cuando la gente quería llevarse sus ahorros, ahora el cambio es para bien, y puede atraer capitales de afuera y hacer bajar las tasas sin afectar el tipo de cambio”.

¿Más exigencias?

Por ahora, y teniendo en cuenta la necesidad de una mayor reactivación económica, la brecha entre depósitos y préstamos ¿se ampliará o mantendrá?

La tasa sube para que el dólar no se escape. Posiblemente aumente la tasa de encaje legal, con lo cual podría aumentar el spread (diferencia entre ambas tasas), con lo que el tomador de crédito se vería afectado por ambos lados. Venimos de una época rara, con tasas por debajo de la inflación que empujó a la gente más a consumir. El problema es quedarse sin ahorro y que haya menos créditos, algo que puede modificarse a partir de ahora.

Hasta ayer, entre los bancos corría el rumor de que la vara de inmovilización de fondos exigible a los bancos quedaría más alta todavía, algo que no generaba mucha adhesión. “Salvo que exista una remuneración por algo que ahora significa tasa 0 para nosotros, lo cual sería reducir el margen negativo”, comentaba un conocedor del tema.
La nacion

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario