El prestigioso médico forense Osvaldo Raffo, perito que elaboró el informe que avalaba que la muerte del fiscal Alberto Nisman fue un asesinato, fue hallado muerto de un balazo en la bañera de su casa, en el partido bonaerense de San Martín.

Te puede interesar: En qué está la investigación judicial a cuatro años de la muerte del fiscal Nisman

Los investigadores hallaron una nota firmada y dirigida al juez en la que decía que no aguantaba más los dolores que lo aquejaban por una enfermedad que atravesaba, informaron fuentes policiales.

El médico Raffo tuvo una labor decisiva en casos rotulantes de la historia policial argentina.

Te puede interesar: Para el periodista Duggan el asesinato de Nisman es una fábula

El forense de 88 años estuvo detrás de las investigaciones de muertes como la de María Soledad Morales en Catamarca o el soldado Omar Carrasco, en Neuquén.

Participó de más de 20 mil autopsias, entre las que se destacan la de Alicia Muñiz, Nora Dalmasso, María Marta García Belsunce, José Luis Cabezas, Candela Rodríguez, Angeles Rawson, René Favaloro y víctimas de la tragedia de Cromañón.

Raffo comandó el equipo de peritos de Sandra Arroyo Salgado, la ex mujer de Alberto Nisman, junto al ex jefe de la Policía bonaerense de Daniel Scioli, el criminólogo Daniel Salcedo.

Ambos aportaron datos para la tesis que indica que a Nisman lo mataron y alteraron la escena del crimen para simular un suicidio.
Diario uno

Dejá tu opinión o comentario