Suspenden 1000 crujías por problemas gremiales

Cordoba, los anestesiólogos rechazan la creación de una escuela provincial de especialistas.

CÓRDOBA.- En medio de un conflicto que lleva más de un año entre la Asociación de Anestesistas (Adaarc) y la Administración Provincial del Seguro de Salud (Apross, la obra social provincial), los profesionales ayer resolvieron suspender 1000 cirugías programadas para reclamar un aumento de honorarios, y porque la provincia quiere crear con la Universidad Nacional de Córdoba una escuela de anestesiólogos.

A fines del año pasado, la Adaarc comunicó que la institución formaría a los futuros ingresantes en la residencia médica en anestesiología: “No vamos a ser parte de esta formación indiscriminada de anestesiólogos. Los residentes casi no tienen prácticas y no vamos a ser cómplices de una formación paupérrima”. Es la entidad la que prepara a quienes ganan los concursos para cubrir puestos.

El gobierno rechaza que sea la asociación la que limite el número de ingresantes en esa carrera; hoy en Córdoba hay 300 anestesiólogos, según datos del ministro de Salud, Francisco Fortuna, y egresan unos 12 por año.

Los profesionales, por su lado, sostienen que los honorarios de la Apross están atrasados respecto de otros profesionales y que acumulan una deuda de $ 17 millones. Para Salud es la deuda “habitual” que se mantiene con los proveedores.

En esa mezcla de factores, la provincia judicializó el conflicto. Ayer, la atención se cortó a todas las obras sociales. El fiscal Raúl Garzón los intimó a volver a trabajar y si no los imputará; lo notificó a Fabián Francioni, presidente de la Adaarc y ex candidato a diputado nacional por el kirchnerismo.

El secretario gremial de la Adaarc, Ariel Abad, justificó el paro: “No vamos a trabajar porque no podemos asumir la responsabilidad por una vida porque si tenemos un problema en el quirófano vamos derecho a (la cárcel de) Bouwer”, concluyó.

Para la Cámara de Empresas de Salud de Córdoba, la situación es “compleja” porque los anestesiólogos extendieron su protesta a todas las obras sociales, incluso “las que están pagando y cumpliendo”.

Durante el fin de semana, el gobernador Juan Schiaretti calificó de “casta privilegiada” a los especialistas: “No vamos a permitir que nadie nos extorsione”. Ratificó que ya se acordó con el rector de la UNC, Hugo Juri, abrir una escuela de anestesiólogos
La nacion

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario