Un Báez que no es Lázaro y el Concordiense en problemas

El clan de Báez: todos contra todos y cruzados por la Justicia. (FEDERICO MALVASIO)

Una de las principales espadas del ex ministro de Cultura y Comunicación lo dejó mal parado. Su pareja, también ex funcionario, está complicado en la misma causa judicial que involucra a todos.

En la edición de este jueves la Revista Análisis publica una nota en la cuál se revelan detalles de la empresa “Publicitar Paraná”, encargada de publicidad en la vía pública.

La gestión de Sergio Varisco impugnó la escandalosa concesión a esa firma que había otorgado la gestión anterior de Blanca Osuna, como lo reveló Página Judicial oportunamente.

En el informe se hace cargo a Pedro Báez y Juan Pablo Aguilera de esas operaciones comerciales. Ambos fueron la mano derecha de Sergio Urribarri. Se encargaron de las estrategias y negocios en torno a la comunicación política y de gestión.

La nota que se publica hoy lleva la firma de (con sus iniciales, segundo nombre y apellido de su madre) Luciana Dalmagro, una de las espadas de Báez durante las dos gestiones anteriores.

Fue la que se encargó de las operaciones de prensa y ofreció sus servicios de policía a Báez cuando éste se desempeñaba como ministro de Cultura y Comunicación de la provincia.

Dalmagro es en la actualidad pareja de Gustavo Tamay, un concordiense, conocido en muchos ámbitos de su ciudad.

La semana pasada, en la causa que tramita en la Justicia y en la que se investigan delitos en torno al direccionamiento de publicidad que presentaba la imprenta que se atribuye al cuñado de Urribarri, Tamay quedó muy mal parado.

Éste hombre era nada más ni nada menos que el Responsable de Certificación de Publicidades en Vía Pública del ministerio de Báez.

En la causa se están investigando los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública, fraude, peculado, abuso de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público y/o falsificación de documentos públicos.

En Casa de Gobierno dieron por hecho que se desató una interna tenebrosa en la que lo que está en juego es una condena.

Sucede que mientras la causa avanza, Báez tiene fueros por ser diputado provincial, mientras que Tamay parece haber quedado al amparo de su pareja.
Share Button
Concordia 7

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario