Una pericia avaló los viveros de citrus a cielo abierto

viverosUn informe técnico en un expediente judicial asegura que “no existiría ningún riesgo de HLB, tanto en viveros a cielo abierto como bajo cubierta”, si se toman las debidas medidas de precaución en el tratamiento de plantas.
Aunque no se trata de una sentencia judicial, la pericia causó alarma en la zona productora de citrus debido a que desde las instituciones se insiste en que el cultivo bajo cubierta es la única forma eficaz de evitar la propagación de la enfermedad conocida como HLB causante de graves daños comerciales. Plantaciones a cielo abierto de la zona fueron arrasadas con motoniveladoras.

El sitio www.talcualchajari.com.ar publicó detalles del oficio n° 000665, proveniente del Juzgado en lo Civil y Comercial N° 3 de Concordia, en el que se contesta una diligencia ordenada por el Juzgado Federal de Primera Instancia en lo civil y comercial N° 2 de Concepción del Uruguay a cargo de la Dra. Estela Beatriz Aranguren, sobre la causa Velo Rogelio y otros c/ Estado Nacional y otro ? Acción meramente declarativa de inconstitucionalidad ? Expte. N° FPA 4798/2013 según oficio Ley 22172.

La magistrada interpela sobre el status sanitario de los viveros a cielo abierto (de los actores en la causa) y un profesional opina que tanto en los viveros bajo cubierta como los de cielo abierto, estos últimos con un seguimiento técnico adecuado, “no existiría ningún riesgo de transmitir la enfermedad HLB”, afirmación que seguramente traerá más de un comentario por parte de los sectores afectados.

Entre los puntos del diligenciamiento, la Jueza solicita a un Perito, el Ingeniero Agrónomo Oscar Eduardo Rodríguez, los siguientes puntos: 1-Proceda a relevar los viveros propiedad de los actores 2-Determinar el riesgo sanitario de HLB que presentan 3-Cual es el origen de las yemas y las semillas 4-Salubridad de las plantas y si las mismas están aptas para ingresar al mercado o ser vendidas 5-Determine, en su caso, la presencia de HLB o de insecto vector según los estudios técnicos y el monitoreo de SENASA e INTA. 6-Informe pro y contra así como la consecuencias, implicancias en la producción del vivero comparando la actualidad de viveros a cielo abierto y el sentido experimental de los viveros bajo cubierta en relación a la evitación del riesgo sanitario ante la presencia de propagación de la enfermedad HLB y/o su insecto vector, siempre teniendo en cuenta elementos técnico-científicos que otorguen certidumbre al dictamen. 7-Informe qué es un banco multiplicador. 8-Si los viveristas producen bajo un sistema de certificación. 9-Si poseen trazabilidad. 10-Si los mismos poseen directores técnicos y cómo califica el seguimiento. 11- Si para el caso de hacerse efectiva la medida contenida en el artículo cuarto de la resolución 930/09 qué porcentaje de eliminación afectaría al viverista.

Dentro de las contestaciones suscriptas por el perito Ing. Agrónomo Oscar Eduardo Rodríguez, se pueden relevar:

“Los viveristas observados no poseen riesgos de contaminación puesto que la enfermedad HLB no está presente en la zona (al momento de la inspección) y si bien hay presencia del vector en nuestra región citrícola, este no está presente en los viveros debido fundamentalmente a las distintas prácticas culturales que se realizan, como por ejemplo el uso de insecticidas de acción sistémica y de contacto entre otras actividades”.

“Además se constató que la producción de plantas está certificada y se comienza con la utilización de semillas y yemas provenientes del CIR (Centro de Incrementación Regional del INTA) Es decir que se parte de material seguro y obtenido bajo estrictas medidas de seguridad que impiden la contaminación de virus y bacterias”.

“En las recorridas realizadas se observó que todas las plantas se encuentran sanas y aptas para ser vendidas a los productores sin riesgos de distribuir en el campo el HLB y otras enfermedades ya que su estado vegetativo es excelente”.

“La enfermedad HLB no se encuentra hasta el momento en la región y no se vio ningún síntoma en dichas plantas, así como tampoco se observó la presencia del insecto vector, tal lo explicado en el punto 2″.

“Si la producción se realiza a cielo abierto y si se mantienen las estrictas medidas de certificación, trazabilidad, control del insecto vector y un manejo técnico adecuado (como se observa en los viveros en cuestión) no existiría ningún riesgo de transmitir la enfermedad HLB además considero que se debe evitar la entrada clandestina de material cítrico fundamentalmente de las zonas limítrofes de nuestra región citrícola, también se debería tener un registro total de los viveros productores de plantas cítricas”.
Fuente: Tal Cual Chajarí – elentrerios.com

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario