URRIBARRI: CUATRO ALLANAMIENTOS SIMULTÁNEOS

5057 0
Me Gusta
Me gusta Me encanta Jajaja Que Loco.. Que triste Me da bronca

CAUSA ENRIQUECIMIENTO ILICITO.

Son por el caso que investiga al ex-mandatario por “lavado de dinero”. Se ejecutaron cuatro procedimientos simultáneos.

Agentes de la Policía Federal y Gendarmería ejecutaron este lunes allanamientos en Paraná, dejando de lado a la policía provincial, por depender de uno de los implicados.

Los operativos se realizaron en la intersección de Mendoza y Cervantes, en Villaguay al 800, en Nogoyá al 600 y en una imprenta de calle Racedo, que pertenecería a Juan Pablo Aguilera, cuñado del exgobernador, Sergio Urribarri.

Si bien no hay confirmación oficial, se supo que fueron ordenados en el marco de la investigación contra el exmandatario por “enriquecimiento ilícito”, caso iniciado los abogados Guillermo Mulet y Rubén Pagliotto.

Los allanamientos fueron dispuestos por los fiscales Patricia Yedro y Santiago Brugo, quienes solicitaron que no participe la Policía de Entre Ríos, dado que uno de los implicados es Mauro Urribarri, hijo del exgobernador y actual Ministro de Gobierno y por ende, jefe político de las fuerzas de seguridad.

Según se supo, en el procedimiento de Cervantes y Mendoza investigarían a una trabajadora del Copnaf y a un empleado del CGE.

Era un secreto a voces lo inminente de los procedimientos, dada la cantidad de documentación acumulada en la causa iniciada a partir de la denuncia de los abogados Pagliotto y Mulet.

Fuentes de la capital provincial, especulan en estos momentos en que no serán los únicos procedimientos de este tipo, como que también se pueden realizar en otros puntos de la provincia, dada las características de la denuncia original en cuanto a los alcances de la fortuna de la familia Urribarri por distintas vías.

Al quedar fuera de los procedimientos la policía provincial, pone en una por lo menos, delicada situación política al actual ministro de gobierno Mauro Urribarri, quien tiene el manejo de ese organismo de seguridad, y las miradas se vuelcan sobre el gobernador Bordet, quien, como responsable máximo de la provincia, se encuentra con un ministro involucrado en una causa por enriquecimiento ilicito, y un organismo como la policía provincial sin poder actuar, por estar indirectamente rozada.

Uno de los allanamientos se hizo en la imprenta de Aguilera, ubicada en calle Racedo, frente al Centro Cultural Juanele. La esposa de Aguilera -como ya lo revelara ANALISIS hace unos años- figura como socia de la empresa Tep SRL, ubicada en el inmenso galpón de Racedo 415 de Paraná, que también entre 2011 y 2015 cobró cerca de 20 millones de pesos del Estado entrerriano, por la realización de cartelería de la más variada. De hecho, se conformó para hacer pura y exclusivamente negocios con el Estado. Por eso fue que hicieron una inversión millonaria en dólares, a poco de asumir Urribarri su primer mandato, trayendo una maquinaria de última generación, que no hay en la región y que llegó desde el exterior, para ser instalada en un inmenso galpón de más de 30 metros. Quienes revisaron su facturación casi no encontraron boletas para empresas privadas, por ejemplo. Solamente organismos provinciales y algunos municipios entrerrianos o de la vecina provincia de Santa Fe. El “socio” de la empresa es el diseñador gráfico Emiliano Oscar Giacopuzzi, otro amigo de Aguilera. Lo saliente del caso es que ni Sena -con la primera sociedad- ni Giacopuzzi son gente con algún capital o bien inmueble. Todo el dinero salió del Estado para armar las empresas que lucraron con el gobierno entrerriano. O sea: Aguilera, con sus aliados en las reparticiones del Estado, siempre hizo esos negocios de los dos lados del mostrador, imponiendo su poder y los números más convenientes.

El resto de las operaciones comerciales Aguilera las concretó a través de Next SRL, donde los socios que aparecen son Maximiliano Romeo Sena, de General Campos y amigo personal de Aguilera y Alejandro Luis Almada, oficial de la Policía de Entre Ríos desde 2006 y ahora uno de los custodios personales de Sergio Urribarri, aunque también suele acompañar a algunos lugares al ministro Mauro Urribarri. Almada tiene la particularidad de ser el cuñado de Aguilera, quien está casado con su hermana, Luciana María Belén Almada. O sea, el joven Almadita, desde 2009, en que abrió una librería, viene haciendo negocios con el Estado, pese a la incompatibilidad que tiene. Los Almada son hijos de Luis Héctor Pitín Almada, ex policía, exonerado a principios de los ’90 (por dos graves causas judiciales, que terminaron condenándolo a prisión) y premiado con la varita mágica de Urribarri, para su reincorporación a la fuerza como subcomisario e inmediatamente ascendido a comisario general, para ser luego retirado con todos los honores. La empresa Next SRL era propietaria de la librería de Monte Caseros y Gualeguaychú, que cerró a principios de este año, aunque siguieron facturando al Estado.

Si bien la causa se inició por el delito de enriquecimiento ilícito, la investigación derivaría en otros puntos, como negocios incompatibles con la función pública y peculado, por la serie de operaciones que llevó adelante Aguilera, con el aval de Sergio Urribarri y de su sobrino Mauro Urribarri, por lo cual estos también se verían comprendidos en tales hechos.

Habrá que ver si en próximos días se producen allanamientos en otros lugares vinculados a negocios de Aguilera. El cuñado del ex gobernador no quiso quedar al margen del sector agropecuario, tal como sucediera con sus sobrinos o los hermanos del ex gobernador. Los primeros son socios en Kriptax Inc, dedicado a la soja; los segundos, de Agro Premium S.A., en el rubro avícola y donde también está asociado el hijo mayor de Sergio primero, Sergio Damián Urribarri.

Juampi es quien maneja el establecimiento La Mariela, en Colonia Walter Moss, cercano a General Campos. El predio, de algo más de 120 hectáreas, está a nombre de su tío Abel Lorenzo Aguilera -aunque es una herencia familiar- y se dedica a la cría de ganado bovino. “El Juampi hizo una inversión de no menos de dos millones de pesos en el lugar, a partir del 2011, sin ninguna productividad, porque no había nada en el predio. El llegaba con un bolso grande de plata y empezaba a repartirlo como si nada”, indicó un ex empleado, con conocimiento de causa. El año pasado hizo un importante acuerdo con la gente del establecimiento El Encuentro, de la provincia de Santa Fe, con quienes los Urribarri tienen también una estrecha relación. “Hubo que ir a Santa Fe y elegir 200 animales que llegaban a la chacra de los Aguilera, como parte del pago por la realización de cartelería que hizo la imprenta de Juampi”, se indicó. Cada animal vale unos 12 mil pesos. O sea que hablamos de 2.400.000 pesos.
En el lugar, el único que se muestra de los Urribarri es el secretario del Senado, quien llega todas las semanas. Muchas veces llegó acompañado de su otro cuñado, Héctor Gabriel Almada. El ex gobernador fue algunas veces a cazar y Mauro Urribarri llegó solamente en una oportunidad, para comer un cordero asado. En algunas oportunidades también llegó el hermano de Juampi y Ana Lía, el cura Aníbal Aguilera, dueño de una moto de alta cilindrada, pese a los reclamos de humildad exigidos por el Papa Francisco.

Al parecer, los Urribarri son de ir más seguido hasta La Criolla, donde le pusieron un criadero importante de chanchos al ex chofer del ex gobernador, el conocido Marciano García, padre de un joven, también chofer de autos oficiales, que supo ser uno de los principales amigos de Marcelo Alejandro Acosta, a quien en el 2014 se interceptara con 20 kilos de cocaína. Acosta, ex chofer de Urribarri, sigue preso desde mayo de 2014 en la cárcel de Santiago del Estero.

Me Gusta
Me gusta Me encanta Jajaja Que Loco.. Que triste Me da bronca

Dejá tu opinión o comentario