3 razones por las que Urribarri dejaría de presidir Diputados y el día D que viene.

“La suerte ya estaría echada para Urribarri”, tituló Página Política en el artículo que lleva la firma de Pablo Bizai que se ocupa de analizar el escenario político, legislativo y electoral dentro del PJ entrerriano.

Afirma que el gobernador Bordet contaría con los votos para desplazarlo de la presidencia de la Cámara de Diputados. No obstante, podría haber acuerdo para evitar el quiebre electoral.
3 razones a tener en cuenta
1) Bordet tiene más apoyo que Urribarri

Es una afirmación que ha venido ganando cuerpo en los últimos días: Sergio Urribarri se va de la presidencia de la Cámara de Diputados, que ocupa desde 2015, porque la relación de fuerzas hacia el interior de la bancada del PJ se inclinó con claridad a favor del gobernador Gustavo Bordet.

Palabras más, palabras menos, es lo que se ha escuchado en la Legislatura en las últimas jornadas. Al final de la semana anterior, en las filas del oficialismo se manejaba una relación de votos de 14 a 7, o de 15 a 6 a favor de Reynaldo Navarro, el candidato impulsado por Bordet para la presidencia de la Cámara baja.

Los diputados electos en 2015 por el PJ son 18. Pero la bancada cuenta actualmente con 20 diputados, porque sumó a dos electos por el Frente Renovador: Mariela Tassistro y Gustavo Zavallo.

Para esta pulseada interna también hay que contar aquí a los otros dos diputados del FR, que formalmente no se sumaron al bloque oficialista, pero están alineados con Bordet: Alejandro Bahler y Daniel Koch.

En definitiva, el peronismo ocupa 22 bancas. En una hipótesis de confrontación interna, quien obtenga la mitad más uno de ese universo (es decir,12 votos) podrá quedarse con la presidencia de la Cámara.

Esto es así porque el resto de los diputados, electos por Cambiemos (12 en total) han asegurado que no se meterán en la interna del peronismo. Al menos eso afirmaron desde el bloque de Cambiemos y desde la bancada de UCR en Cambiemos. Podrían abstenerse o votar un candidato propio.

Y si ven que el oficialismo ya no necesita de ellos para torcerle el brazo a Urribarri, acompañarían al candidato que proponga el Gobernador, como indica la tradición legislativa. Lo que está bastante claro es que en ningún caso optarían por Urribarri; sería una incoherencia muy costosa en medio de un proceso electoral.

Restaría conocer la posición de la bancada unipersonal del diputado Ricardo Troncoso, que en algún momento supo cultivar buenos lazos con Urribarri. Aún así, su voto no cambiaría las cosas si la balanza está tan claramente inclinada a favor de Navarro.

A Urribarri lo sostiene, con certeza, el núcleo duro kirchnerista de siempre: Pedro Báez; más Gustavo Guzmán y Emilse Pross, los dos diputados que responden a Julio Solanas, virtual candidato a gobernador por Unidad Ciudadana.

A ellos se suma Ángel Vázquez, que en apariencia mantiene en la interna una posición ambigua: no abandonará a Urribarri en la Cámara, pero, con las encuestas en la mano, jugará con Bordet en las elecciones donde se postulará para volver a la intendencia de San Benito. Eso ha dicho a interlocutores del oficialismo.

También se cuenta aquí a Leticia Angerosa, porque la diputada no tiene proyecciones políticas. Los demás, en cambio, sí las tienen. Y todos los sondeos de imagen coinciden en que quien puede ofrecerles más futuro es Bordet. Así de simple. Entre los dudosos, aparece Marcelo Bisogni.

2) Unidad Ciudadana, sin candidato definido.

En los pasillos oficialistas, pero también en los que conducen a despachos de dirigentes de otros partidos, se hace una observación de manual en política: para ostentar una real vocación de poder, “Unidad Ciudadana” debería tener a esta altura un candidato a gobernador definido, que ordene su armado electoral.

Solanas, en cambio, sigue sin definirse. Y sin pegarle a Bordet.

Esto no quiere decir que la división electoral del peronismo esté descartada. La firme voluntad del oficialismo de ir contra Urribarri en la Cámara estaría reforzando la idea de que Bordet no lo quiere en su lista para las elecciones de junio; que necesita mostrarse distinto ante una amplia porción de votantes que identifica corrupción con kirchnerismo, que ha votado a Macri, pero que podría votar por el gobernador peronista.

Bajo esa mirada, desplazar a Urribarri de Diputados es un gesto claramente electoral.

3) La imagen positiva de uno, la negativa del otro

Manejan números muy claros. Bordet duplica en imagen positiva a Solanas y casi triplica a Urribarri. Y la imagen negativa del Gobernador ronda el 25%, contra 40% de Solanas y más del 60% de Urribarri. Y el kirchnerismo duro no alcanza el 15% en Entre Ríos, porque una porción de los kirchneristas están dentro del gobierno de Bordet.

Pero las demoras en las definiciones de candidaturas dentro de “Unidad Ciudadana”; la ausencia de referentes kirchneristas en el territorio que supieron acompañar a Urribarri; la prudencia de Solanas en las críticas a Bordet; le otorgan credibilidad a los que dicen que Cristina Fernández ha pedido efectivamente un acuerdo de unidad para Entre Ríos.

Por el lado de Bordet, las señales van en igual sentido desde aquella reunión con Alberto Fernández a mitad de diciembre, pasando por su encuentro con Urribarri del 11 de enero, hasta su reciente toma de distancia del acto de Alternativa Federal en Mar del Plata.

El día D
¿Habrá el miércoles 13, cuando el PJ anote su frente electoral, alguna disposición interna para la contención de las minorías que evite el quiebre? ¿Habrá, antes del 13, una nueva reunión de Bordet con Urribarri?, pregunta Bizai antes de concluir.

Es posible que el miércoles 13 el peronismo evite el quiebre electoral, porque divide al voto peronista y con ello reduce las chances de retener la provincia y, sobre todo, complica las elecciones en las intendencias. Pero ese eventual acuerdo para ir a las PASO no necesariamente implicaría frenar el desplazamiento de Urribarri en Diputados que, como se dijo, constituye esencialmente un gesto electoral con el que Bordet disputa el voto a Cambiemos.
Fuente: Página Política.

Dejá tu opinión o comentario