Vivo, muerto o prófugo el secreto del Chueco

Le dejó 43 mil dólares a su ex esposa. El auto apareció a 300 kilómetros de Iguazú. Dijeron que encontraron un cuerpo golpeado y con un balazo en la cabeza. Luego dijeron que el cuerpo estaba del lado brasilero. Luego dijeron que no había ningún cuerpo. Todas maniobras de diversión. ¿Para esconder su cuerpo o para darle más tiempo a la fuga?

¿Por qué? Lo explico. Según trascendió en muchísimos medios, el Juez Casanello le había pedido a la Ministra de Seguridad que hiciera seguimientos cuidadosos a varios de los implicados en la causa sobre la ruta del dinero K. Pero, extrañamente, no lo habría pedido sobre el Dr. Chueco que absolutamente todos sabían sobre la centralidad de su rol en la rosadita-SGI y firmante excluyente de movimientos millonarios de moneda hacia Austral Construcciones.

Y si había pedido su seguimiento este fue un desastre de complicidades o inutilidades (poco probable en especialistas) porque el hombre desapareció luego de ser encontrado y llevado desde la garganta del diablo hasta una dependencia policial, intoxicado.

La pregunta es, ¿evitó su seguimiento para que se pueda fugar o para que lo asesinen sin mayores problemas? ¿O quizás el Juez es un incompetente?

Ahora bien, ¿Una persona que se va a suicidar paga por adelantado dos hospedajes en los mismos 3 días? NO. Esto es totalmente absurdo. Quien paga dos hospedajes en simultáneo, en una misma localidad y pidiendo rebaja no es un suicida sino un prófugo o bien una persona que quiere complicar seguimientos porque quien lo localice en uno de los dos lugares ya no lo buscará en el segundo.

Por otra parte, quien, siendo abogado, le va a dejar a su ex esposa 43 mil dólares en una caja de seguridad del hotel, sabiendo que esta no va a poder acceder al dinero, porque es su ex esposa y el Hotel no le abriría la puerta a una persona que no puede acreditar relación preexistente a la inscripción en el hotel.

Mucho menos si esta pide el ingreso porque supone que su ex marido puede estar muerto en su interior. En resumen, Chueco dejó 43 mil dólares para crear una ficción que, probablemente, su ex esposa conocía perfectamente y que se presto para ella. O bien, en el mejor de los casos la implicó en la ficción poniendo la tentación del aviso de los 43 mil dólares para que esta actúe inconscientemente su rol de mujer angustiada por la seguridad de su ex marido.

Luego siguen las otras preguntas que no deberían formularse con un Juez con la experiencia de Casanello y que mostró una extraña velocidad distinta a su carácter tortuguesco, sólo después del video de la rosadita y cuidándose de no detener a Martín Báez para que su padre y su madre no enloquezcan y hablen más de lo habló Leandro Fariña. O sea… ¿Por qué no detuvo a Martín Báez y porque no citó a indagatoria a la esposa de Lázaro Báez?

Y, esto, es inexplicable porque el compromiso que tiene en la causa es, cuando menos, absolutamente igual al de su padre, con la agravante que supone ser la figura central del video y la información de que habría viajado a Suiza con Pérez Gadín y con Chueco. Pero claro, si Martín Báez es detenido, su papá y su mamá podrían entrar en crisis. Sobre todo después de que trascendió que su madre le dijo a Báez padre que si su hijo va preso ella habla. O sea, la mamá de Martín, esposa de Lázaro, sabe todo o casi todo. Pero Casanello no la cita y ni siquiera la tiene en la causa. Cualquiera que haya trabajado en tareas investigativas profundas, periodísticas, de inteligencia o policiales sabe perfectamente que las esposas de los delincuentes suelen ser cómplices de estos o, en el mejor de los casos, conocen acabadamente gran parte de los movimientos económicos y más aún si sus hijos están implicados. Pero, ella, ni siquiera es citada a indagatoria.
Las otras preguntas son:

¿Por qué Casanello dejó libre al abogado socio de Pérez Gadín, Jorge Chueco, siendo que su compromiso era idéntico sino mayor que el del propio Pérez Gadín?

¿Por qué, si supuestamente estaba previsto llamarlo a indagatoria más adelante, se le permitió llegar al punto de encuentro de la triple frontera y, estando aún desaparecido, no se dieron órdenes internacionales de búsqueda vía Interpol para que las autoridades policiales de Brasil y de Paraguay lo busquen y lo detengan? O sea, si por esas cosas del destino, Jorge Chueco fuese controlado en algún momento de las rutas que transitan por ese país o sacara algún pasaje en algún aeropuerto de los mismos, no puede ser detenido porque sobre él no pesa un pedido de captura internacional. Ni que hablar si se desplaza con más dinero que el que dejó en la caja de seguridad del hotel y recurre al tráfico aéreo privado vía algún Lear jet de largo alcance.

Por otra parte, es conocido en el ámbito de las investigaciones que, en algunas oportunidades y cuando hay venalidad judicial y/o policial, suele haber cierta distracción a la hora de detener a todos los miembros de una banda, dejando en libertad a quien puede disponer del dinero de los detenidos para así poder pagar abogados y / o eventualmente proveer de algunos dinerillos extras a aquellas autoridades judiciales o policiales que pudieran querer disfrutar algunas vacaciones o estilo de vida que excedan sus ingresos legales. ¿Habrá sido este el motivo por el cual nada menos que el apoderado de los detenidos, probablemente con firma autorizada para mover el dinero, se escapó? ¿O habrá sido que lo obligaron a transferir a un tercero hoy desconocido el poder legal que él (Chueco) detentaba, para luego asesinarlo y mientras todos los buscan, el nuevo apoderado se encarga de mover ingentes cantidades de dinero para preservar a sus mandantes o comprar voluntades?

En cualquier caso, Casanello es demasiado inteligente para ser ajeno a estas preguntas y quizás sea uno de los únicos que conoce las respuestas. Porque es sabido que los guionistas de teatro, cine o televisión son los únicos que conocen el final de sus obras, más aún que los propios actores. Mientras tanto, el tiempo pasa.
informe publico

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario