Yoga en casa: Tips básicos antes de comenzar

Seguramente has escuchado muchas referencias que confirman lo beneficioso que resulta el yoga en quienes lo practican. ¿Te atrae la idea de poder iniciarte, pero formas parte del grupo de personas que nunca pueden realizar una actividad como esta por falta de tiempo? ¿Tu rutina diaria te mantiene de la casa al trabajo y no dispones del espacio para dirigirte a un gimnasio o un estudio de yoga? ¡No te desanimes! sigue estos tips para empezar yoga en casa y no te pierdas la oportunidad de recibir todos los favores que la práctica de esta doctrina milenaria tiene para ti.

Una recomendación generalizada es que la práctica del yoga se haga en un estudio, que disponga de un instructor que te guíe, te advierta y te prevenga en todo el proceso. Pero tu indisponibilidad de tiempo no te permite trasladarte a un recinto donde se imparta yoga, así que no te queda más que optar por la opción más lógica, practicar yoga en casa.

Afortunadamente, en la actualidad se dispone de una gran cantidad de mecanismos que exponen, orientan y describen claramente y paso a paso, las posturas a realizar, siempre tomando en cuenta las previsiones que hay que tener presente; lo cual te garantiza que la práctica de yoga en casa no será una pérdida de tiempo o peor aún, un riesgo para tu integridad física.

Existe un gran número de libros, manuales, sitios web especializados, podcast y muchos videos, que pueden servirte a establecer una rutina de yoga en casa; como valor agregado, esta actividad promueve el conocimiento de ti mismo, ya que tienes la responsabilidad de prestar atención a lo que estás haciendo, auto regularte y auto calmarte, resultando una excelente herramienta para el desarrollo de la auto ayuda. La práctica con regularidad de sesiones caseras de yoga, desarrolla persistencia, constancia y siembra un profundo crecimiento personal, entre otros beneficios.

Cuándo y dónde

Una vez tomada la decisión, debes proyectar la disposición del tiempo con el que cuentas para tener tus sesiones de yoga en casa y tomar todas las previsiones para efectivamente hacerlo.

Hay muchas opiniones que recomiendan la práctica del yoga en las mañanas, ya que una vez concluida la sesión, tus niveles energéticos son altos y estarás presto para afrontar tus actividades con ímpetu y confianza. Sin embargo, si no cuentas con la disponibilidad de ese tiempo matutino, no te desanimes, puedes practicar yoga en cualquier momento del día. Muchos aseguran que cerrar la jornada diaria con una sesión de yoga es lo mejor para relajarse, refrescar la mente, desechar todas las tensiones acumuladas en el día y liberar el estrés.
Sigue estos tips para empezar yoga en casa!

Sigue estos tips para empezar yoga en casa!

Una vez definido el momento, debes escoger el lugar donde vas a llevar a cabo las prácticas; esta elección es importante; lo ideal sería tener una habitación privada en casa para la práctica diaria de yoga en casa; un espacio que puedas usar exclusivamente para tus sesiones y que a medida que avanzas, se puedan ir desarrollando vibraciones positivas dentro del ambiente, tales como: la relajación, la curación y la fuerza. Sin embargo, en caso de que no sea posible contar con un ambiente dedicado, puedes optar por un espacio tranquilo en cualquier lugar de tu hogar. El espacio físico no necesita ser grande o decorado, pero si es recomendable que sea un área aireada, donde no interrumpas el paso de otras personas y que en la medida de lo posible, no permita perturbaciones durante tu sesión.

Plan de trabajo para yoga en casa

Una de las primeras consideraciones que debes tener, es escoger bien el tipo de yoga que deseas practicar ya que existen variedad de estilos, ramas y tendencias dentro de esta disciplina; todas y cada una con un fin y un alcance distinto. Ten presente también, que existen algunos estilos que necesitan de ciertas condiciones ambientales; por ejemplo, el Hot Yoga requiere un ambiente donde la temperatura y la humedad son controladas y que probablemente sea muy difícil adaptar estas condiciones en casa. Por su parte, el Ashtanga Yoga, Vinyasa Yoga o Kundalini Yoga, pueden ser las variantes más recomendadas para principiantes y para adaptarlas al hogar.

Ahora es el momento de definir las rutinas que vas a practicar. El yoga ofrece una extensa lista de posturas (asanas) algunas fáciles y otras un poco más exigentes. Existen muchas rutinas ya prediseñadas, dentro de la variante de yoga que hayas escogido practicar y que además puedes conseguir con facilidad; algunas están orientadas al control de la respiración, a fomentar la meditación y a facilitar el flujo de energía; otras rutinas son más vigorosas y tienen por finalidad desarrollar resistencia, elasticidad y potencia física.

Para crear una rutina completa, ten presente incorporar movimientos en todas las direcciones: inclinaciones hacia adelante, hacia atrás, de ambos lados, giros, posturas de pie, de espalda, sentado, etc. Lo recomendable es buscar el balance en donde te sientas a gusto y que las sesiones de yoga en casa te resulten cómodas y placenteras. Con la práctica cotidiana, tú mismo cuerpo te exigirá incorporar cambios más rigurosos a las rutinas, aumentando el nivel de exigencia; ningún cambio debe ser obligado o impuesto, ya que el progreso debe darse a medida de tu evolución.
Antes de comenzar yoga en casa

Practicar yoga es una actividad que no debe hacerse mientras tu sistema digestivo trabaja. La recomendación es tener una comida ligera por lo menos 2 horas antes de la sesión. La práctica de asanas yoga demanda muchos movimientos que involucran articulaciones, huesos, músculos, tendones y tejidos; la digestión compromete la práctica fluida de estos movimientos y es muy probable que te provoque nauseas o ganas de vomitar si el sistema digestivo está en pleno funcionamiento, algo que debes evitar.
¡Cuentanos tu experiencia! Entre todas las experiencias del mes, sortearemos 5 yoga mats! Deja un comentario y estarás participando automáticamente

Otro punto a considerar es el vestuario; para la práctica del yoga se recomienda usar ropa cómoda y transpirable. Se sugiere con frecuencia el uso de camisetas ajustadas, pero no apretadas, que favorecen la ejecución de algunas posturas, especialmente las que implican una inclinación hacia adelante, donde las franelas holgadas suelen deslizarse. Cualquier pantalón de ejercicio o pantalón corto que tenga elasticidad, puede ser usado sin inconveniente alguno. En cuanto al calzado, la recomendación generalizada es no usar ninguno, el yoga suele realizarse con los pies descalzos; sin embargo, si deseas usar algún tipo de zapato, se sugiere usar zapatillas deportivas, muy ligeras.

Adicionalmente, debes contar con el equipo adecuado; por fortuna para practicar yoga se requiere de muy poco; se recomienda una estera o alfombrilla, que tiene como propósito principal, brindarte una superficie que evite deslizamientos imprevistos provocados por la sudoración en manos y pies. Asimismo, sirve como amortiguación y delimita tu espacio; en el mercado encontrarás mucha variedad en estilos, colores, tamaños y precios. Otros implementos que pudieras usar son bloques, correas y mantas, pero son absolutamente opcionales.
Te dejamos algunos asanas para inspirarte!

Te dejamos algunos asanas para inspirarte!
Prevenir lesiones

No olvides que estás en casa y es tu responsabilidad contar con un ambiente seguro y libre de obstáculos, tales como muebles, juguetes de niños o cualquier otro elemento que pudiera comprometer tu integridad física mientras practicas yoga. Otro señalamiento muy pertinente, para reducir la posibilidad de que ocurran lesiones durante tu práctica de yoga, es destacar la importancia que tiene el calentamiento previo a las sesiones. Esta es una necesidad absoluta, de lo contrario, puede estar en riesgo la tensión de los músculos, dando lugar la presencia de calambres o lesiones musculares como los desgarres. Asegúrate siempre de acondicionar tu cuerpo, haciendo algunos estiramientos y torsiones que te pongan a tono y listo para ejercitarte.
Comienza con calma

Recuerda que la esencia del yoga es la unión interna de la persona y la consciencia universal mediante la integración del cuerpo, la mente y el espíritu, por lo se requiere llevar el proceso con calma; nunca te exijas demasiado durante la práctica, no es la idea. Recuerda también que esta actividad no es una competencia, por lo que antes de lanzarte a realizar una pose exigente, deberás dominar primero las posturas más sencillas y así poco a poco ir avanzando.
Respeta tu cuerpo

Una de las principales premisas del yoga es: “ama a tu cuerpo y respeta sus límites”; realizar cambios de posturas de forma violenta o forzarte más allá de lo que tu cuerpo puede dar, es un irrespeto propio. Ese modo de ejercitarse no genera mejores resultados, sólo hace la rutina más difícil y dolorosa.
Estado de ánimo

Esto va a depender de cómo te sientes. Si estás cansado o presionado por el tiempo, procura elegir una rutina corta con propósitos restaurativos. Si te sientes enérgico, opta por una rutina más vigorosa. Las posturas de pie son recomendadas cuando se busca conexión a tierra y estabilidad; mientras que si lo que requieres es potencia y energía, se sugiere que realices posturas que incorporen flexiones hacia atrás. Aquí es donde vas a comprobar la importancia de haber diseñado un plan de trabajo previo y haber establecido una intención, ya que harás un uso eficiente de tu tiempo, sin importar la duración de la sesión.
Medita

El yoga es sólo un camino; la práctica de posturas es el acondicionamiento del cuerpo para procurar la meditación. Durante tu práctica de yoga en casa, recuerda siempre dedicar un tiempo para meditar y relajar la mente y el cuerpo. Hay muchas formas de meditación; sin embargo una de las más recomendadas es sentarte con la columna recta, cerrar los ojos y concentrarte en la respiración. Recuerda que el propósito de yoga es lograr la unión de cuerpo, mente y espíritu y es precisamente a través de la meditación, que se logra el objetivo final de esta milenaria doctrina.

Lo más importante: DISFRUTA
No te limites a casa

Practicar yoga no se limita a realizar ciertas posturas, eso es sólo una parte; esta es una doctrina que impacta tu modo de vivir. Asumir una conducta éticamente correcta, procurar hábitos saludables o el sólo hecho de controlar tu respiración, es practicar yoga. De este modo el yoga te acompaña en todo momento y lugar, por lo que su práctica no se limita a tus sesiones en casa.
Consistencia

Es muy importante que seas regular con tu práctica de yoga en casa y esforzarte en lograr que sea una parte de tu rutina diaria para que se convierta en un hábito; de este modo podrás obtener los numerosos beneficios que te ofrece. Es bien conocida una afirmación que dice: “es más productivo tener veinte minutos de práctica diaria de yoga que dos horas de práctica de vez en cuando”. Aunque la vorágine de la vida te haga perder la regularidad, esfuérzate en retomarla y no decaigas por haber perdido unos días de práctica, en yoga nunca es tarde para comenzar de nuevo.
Disfruta!

El yoga te permite descubrir tus habilidades corporales y tu mundo interior, razones más que suficientes para regocijarte. Cuando haces yoga, te entregas y das lo mejor que tienes, sin remordimientos, ni penas.
Ya que decidiste practicar yoga en casa, hazlo con la mayor de las sonrisas y haz que cada movimiento esté acompañado por una expresión de alegría, esta es la mejor recomendación que te podemos ofrecer; y si te caíste o estas tratando de realizar una posición difícil de lograr, ¡simplemente sonríe!
Repasemos.com

Paula Ravier

Dejá tu opinión o comentario

Bikram Yoga dice:

Excelente artículo, un saludo!

Yoga Bikram dice:

Excelente artículo, un saludo!

Bikram Yoga dice:

Excelente artículo, un saludo!

Yoga dice:

Excelente aporte! un saludo.