El cabo Jorge David Arias Moreyra apareció con dos tiros de fusil cuando cumplía guardia en el Regimiento de Caballería de Tanques “6 Blandengues” de Concordia

El cabo de intendencia Jorge David Arias Moreyra apareció con dos tiros de FAL -fusil automático liviano- cuando cumplía guardia en el puesto norte que está a escasos metros del Parque Rivadavia -San Carlos-, el 13 de diciembre de 2019.

El cuerpo fue encontrado junto al tejido perimetral del Regimiento de Caballería de Tanques “6 Blandengues” de Concordia. Una presentación judicial en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay, ingresada por el ahora abogado querellante Javier Orduna, insta a investigar un caso que puede llegar a tener ribetes impensados.

El suboficial Jorge Arias Moreyra, fallecido en diciembre del año pasado, era muy querido por los soldados voluntarios y sus pares. Según pudo saber Diario del SUR Digital, de bajo perfil y con mucha constricción al trabajo, pero también era acosado por sus superiores para que cumpliera con requisitos al parecer “non sanctos”.

Su muerte se da en el marco del traspaso de mando del otrora jefe de Unidad, teniente coronel Pablo Antunia al teniente coronel Humberto Trinchieri, durante diciembre de 2019.

El hecho se da sospechosamente cuando meses antes y durante las elecciones, se da de baja a cuatro voluntarios que supuestamente habían sustraído elementos de Acción Social de la Municipalidad de Concordia, que se encontraban a resguardo en un depósito a cargo del teniente primero José Carlos Ferreyra y que fuera tratado en su oportunidad en Radio POP 93.1. Jorge Arias Moreyra vivía en ese momento con Brian Ayala en un domicilio particular en la zona norte de Concordia.

Ayala, junto a tres compañeros voluntarios fueron “invitados” a renunciar o de lo contrario serían denunciados en la justicia ordinaria por haber hurtado indumentaria, según confesó uno de los exvoluntarios. Según el relato, los cuatro exvoluntarios fueron advertidos por el segundo jefe del Regimiento, Eduardo Cattaneo y el teniente primero, José Carlos Ferreyra.

Cabe destacar que la Segunda Brigada de Caballería Blindada II con asiento en la ciudad de Paraná y de la cual depende el Regimiento de Caballería de Tanques 6 “Blandengues” , recién tomó conocimiento que en la unidad de Concordia había elementos e indumentaria de Acción Social de la Municipalidad de Concordia, cuando Diario del Sur Digital hizo públicas las bajas de los voluntarios.

Un expediente que durmió el sueño de los justos

Cuando se produjo el deceso del cabo Jorge Arias Moreyra el 13 de diciembre del año pasado, tomó intervención la fiscal María José Fonseca y recién dos semanas después, el 27 de diciembre, el juez de Garantías Francisco Ledesma se declaró incompetente. Pero para sorpresa de todos, en vez de ser remitido con celeridad a la Justicia Federal, el expediente durmió literalmente todos el mes de enero y los primeros días de febrero del actual 2020.

Esta semana, la madre del suboficial fallecido, Susana Mirta Moreyra, con el patrocinio del abogado concordiense, Javier Orduna como querellante, realizaron una presentación judicial en el Juzgado Federal de Concepción del Uruguay a cargo del Juez Pablo Seró, para que se investigue el hecho en la causa “NN sobre a determinar”. AHORA
7paginas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí