Sin categoría

Algunos testigos dicen que la mujer policía debió sacar el arma ante los ataques recibidos

El fiscal le tomará la declaración la mujer policía de Concordia, que ayer domingo en un hecho confuso mato a un vecino. A la acusada del hecho le podrían imponerle la prisión domiciliaria

La funcionaria policial detenida acusada del homicidio de un hombre en Concordia, tendrá este martes la posibilidad de declarar en indagatoria ante el fiscal José Arias, y de esa manera explicar cómo se produjeron los hechos en los cuales se produjo en incidente en el que fue ultimado de un balazo Miguel Varela.

Luego del acto administrativo judicial, no se descarta que se disponga la prisión domiciliaria de la uniformada.

El hecho ocurrió en la mañana del domingo, luego de que una funcionaria policial mató a un hombre de 31 años en un intentó disuadir un conflicto barrial.

La funcionaria policial acusada es Victoria Paula Lorena Toledo, quien se desempeña en la Comisaría de la Mujer, lugar donde permanece detenida por estas horas esperando que el fiscal José Arias decida su situación.

A priori la acusación inicial que pesa sobre la joven mujer es Homicidio Simple, delito que tiene una pena que va de los ocho años a los 25 de prisión efectiva. Esa calificación puede modificarse según el resultado de las pericias que están a cargo de Gendarmería Nacional. Esta figura podría cambiar o no con el avance de la causa.

Lo que ya se sabe es que entre la funcionaria y la víctima había 90 metros de distancia. Conocer cómo está el plomo que le retiraron los forenses a la víctima será vital para la causa, ya que en caso de que esté deformado se podría llegar a entender que el balazo rebotó en el piso y luego impactó en Miguel Varela, quien era padre de cuatro hijos.

Se hizo saber que una vez que se produzca el trámite judicial, podría reclamarse para la uniformada el dictado de la prisión domiciliaria habida cuenta de la asistencia de los pequeños hijos.

En otro punto, se conoció que hay datos que confirmarían los dichos de la funcionaria que tuvo que desenfundar su arma reglamentaria ante un ataque directo que sufrió.

Para esto, hay como respaldo las lesiones que existen en uno de los brazos y los elementos que se incautaron del propio uniforme y gorra de la funcionaria, tales como restos de escombros que abrían sido arrojado por los atacantes.
UNO

Comentarios