DENGUE: Efectivo tratamiento alternativo y eficaz para curar la enfermedad

Imagen Destacada

En medio de la creciente amenaza del dengue, que cada vez registra más casos positivos y fallecimientos en Misiones, surge el interés por las hojas de mamón, una planta que se destaca como recurso natural por sus múltiples principios activos en la búsqueda de tratamientos efectivos contra la enfermedad vectorial. “Claramente es una importante opción de ser investigada en el tratamiento de dengue, por ser segura y efectiva”, subrayó Mariana Mampey, médica antroposófica graduada de la Universidad Nacional de Rosario, quien cuenta con un doctorado de medicina obtenido en Berna, Suiza y dos postgrados; uno de fitoterapia en Cuba y otro de medicina antroposófica en Dornach, Suiza.

Ante esto, El Territorio fue en busca de otra experta en la materia para saber más precisamente como utilizarla. Marcela Bobatto estudió Medicina en la Universidad Nacional de Rosario y se especializó en Pediatría en Posadas, Misiones. Durante los primeros años de su especialización, se interesó por el uso de plantas para la salud y comenzó a profundizar en el tema. Desde 1990, fue parte de la fundación del Movimiento Nacional de Salud Laicrimpo, que lleva activo 34 años y está enfocado en la salud de los sectores populares. Luego, la médica estudió medicina china y realizó una Maestría en Medicina Neural Terapéutica.

Además de haber dado talleres y charlas sobre el uso de plantas y la elaboración de repelentes naturales en centros de salud y en la Escuela Agrotécnica de Eldorado, disertó en congresos médicos sobre temas relacionados al trabajo con la tierra, las plantas y el barro, como también sobre la terapia neural.

Jubilada recientemente de Salud Pública de Misiones, sigue ejerciendo en su consultorio y coordinando acciones junto al Movimiento Laicrimpo, que se reúne anualmente a nivel nacional y latinoamericano para compartir conocimientos sobre la salud de las comunidades. A nivel provincial, se coordinan dos encuentros anuales al que concurren miembros de la comunidad, trabajadores de la salud, del agro, de la educación y de pueblos originarios. “La idea básica es compartir los saberes y haceres de la salud”, manifestó la doctora y referente provincial del Movimiento de Salud Popular, en conversación con El Territorio.

 

Para el consumo de hojas de mamón, especificó que una preparación consiste en licuar tres hojas medianas de mamón con una manzana y medio vaso de agua; filtrar lo licado y tomar una taza por día durante 7 a 10 días. La segunda opción es quitar las venas de las hojas, moler la parte verde hasta formar una pasta y agregar dos cucharadas de agua limpia. La masa acuosa se coloca en un lienzo limpio para exprimir el contenido y tomar el preparado una vez por día. Lo recomendado es 20-25 mililitros (2 a 4 cucharaditas) una vez al día durante al menos una semana.

“Estas son las dos formas de consumir la hoja de mamón cuando la persona tiene dengue porque la papaína que tiene la hoja fortalece las plaquetas. Evita que las plaquetas se destruyan, que es una de las cosas que provoca la enfermedad. Es importante saberlo porque algunos creen que es solamente sabiduría popular, pero hay publicaciones científicas que reconocen el efecto de la papaína para evitar la trombocitopenia asociada al dengue, como Razak et. al 2018 y Kasture et. al 2016”, remarcó.

A su vez, aclaró que si la persona infectada manifiesta malestar abdominal y diarrea, debe consumir los preparados con precaución para no favorecer estos síntomas. “Si en una familia hay una persona con dengue, los familiares pueden tomar una cucharadita preventivamente porque no les hace daño, ya que si un mosquito que infectó a la persona infecta a otros mosquitos de la casa, esos otros mosquitos infectan a otras personas”, dijo.

Asimismo, señaló que “no hay contraindicaciones del consumo de hoja de mamón en personas mayores. Como es muy amarga, es muy raro que los menores tomen. Al hacer el licuado, si bien sigue siendo un poco amargo, la manzana quita el amargor y mantiene un PH neutro”.

Al recomendar el uso de repelentes, la médica hizo hincapié en la elaboración de repelentes naturales. “Se colocan 100 gramos de plantas en un litro de agua hervida, se tapa por media hora, se cuela y se agregan 500 cc de alcohol. Se puede usar así o mezclar con aceite neutro”, explicó. A estos fines, puntualizó la recolección de alcanfor, eucalyptus, pipí (petiveria alliaceae L), cedrón, salvia, carqueja, romero, hoja de mamón, parí paroba, clavo de olor, lavanda y milenrama, entre otras.

“Tenemos varias plantas que tenemos para elaborar repelentes naturales o para plantar alrededor de la casa porque sirven para repeler”, añadió. En tanto, enfatizó que “cuando la persona tiene la enfermedad debe tomar mucho líquido, alimentarse adecuadamente y descansar bien. Lo único que puede tomar es paracetamol, si hay mucho dolor y fiebre. Cuando la persona se recupera, debe incorporar el ejercicio de forma muy paulatina porque la enfermedad deja un cansancio general”.

Recuperarse del dengue

La doctora y referente provincial del Movimiento de Salud Popular, Marcela Bobatto, también puso el foco en que se pueden consumir distintas plantas para mejorar la inmunidad tras haber padecido dengue.

“La equinácea es una planta que mejora las defensas. No es común que la gente la tenga en su casa y viene en forma de tintura. En general, se toman 20 gotas, tres veces por día durante tres semanas. El propóleo se puede tomar durante y después del dengue, aunque las náuseas pueden generar rechazo a tomarlo. Se compra en gotas y se consume, dependiendo de las edades, entre 10 y 15 gotas dos veces por día”, precisó.

En este sentido, indicó que “una opción similar es el polen, que ayuda a recuperar del cansancio y es más energético que el propóleo; se recomienda una cucharadita de polen todas las mañanas, con agua o con jugo”.

Facebook Comentarios
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
Regresar
× ¡hola!